Atalak
UDALemoa [ESP]

Julen Gabiria -Escritor y responsable del grupo infantil de lectura en Lemoa

Leer más haciendo click sobre el titular

El grupo infantil de lectura partió de una verdadera necesidad y deseo de las familias

¿Desde cuándo lleva con el proyecto de los grupos de lectores de niños?
Hace tiempo empezamos con esta dinámica en Bedia: estuvimos allí dos o tres años y también hice alguna tentativa en Arratzu. Luego vino la pandemia, todo se paralizó, y el año pasado, cuando la situación empezó a recuperarse poco a poco, una familia de Lemoa me planteó que el modelo de Bedia se podía trasladar aquí. Así que esta iniciativa nació de una necesidad y un deseo real de algunas familias.

¿De dónde viene la idea y cuáles son los objetivos?
Yo soy padre de dos hijas y en casa hemos tenido claro desde el principio que la cultura iba a ser uno de los pilares de su educación. La lectura, las películas, la música están muy presentes en nuestra vida cotidiana: para entendernos a nosotros mismos y al mundo, para ser conscientes de que hay otras formas de vida, para ponernos en el lugar de los demás, no hay mejor camino que la cultura. Y los grupos de lectura ofrecen esa posibilidad: leer un libro y luego hablar de los temas que se plantean ahí; teniendo en cuenta, claro, que son niños y niñas. Luego, si quieren, podrán participar en los grupos de lectura para personas adultas, pero, a esta edad, yo creo que los objetivos son sobre todo dos: que la lectura sea algo cotidiano, que tenga presencia diaria, y que les resulte agradable; y que vean que, aunque la lectura es algo individual, la cultura es algo compartido, y que en estas conversaciones nos enriqueceremos en muchos sentidos.

¿Qué aporta la afición por la lectura a niños, niñas y jóvenes?
Es bien sabido que la lectura tiene una serie de beneficios, no sólo en lo que se refiere al gusto por la lectura, sino a la hora de trabajar la comprensión en otros muchos ámbitos, y también en el académico, por ejemplo. En cualquier caso, más que el gusto por la lectura, a mí me interesa todo tipo de afición a la cultura: si fuera por mí, además del grupo infantil de lectura, organizaría el cineclub infantil, el disco-club infantil, el club de arte infantil (también el de personas adultas, por supuesto). Siempre con el objetivo de que la lectura sea algo compartido, que se hable de ello, que se escuche y se discutan las opiniones de los demás. El gusto por la lectura da mucho de sí, pero compartir lo leído es acercarnos a puntos de vista que no son los nuestros, y eso es realmente enriquecedor.

¿Desde cuándo lo haces en Lemoa? ¿Qué valoración haces?
Hemos empezado este curso, a finales de 2021. Las sesiones iniciales las hemos realizado con niños y niñas de 10 a 12 años y ahora también empezamos con un grupo de 7 a 9 años. Las sesiones suelen ser de una hora, todos y todas tienen ganas de hablar, y el tiempo pasa muy rápido. El libro leído puede plantear algunas cuestiones interesantes, pero a veces, con el torbellino de ideas que se crea, no es posible llegar a todos los temas. Aun así, eso no es lo más importante: lo fundamental es juntarse bajo el pretexto de un libro que uno ha leído individualmente y de ahí adentrarse en los temas que surgen de forma colectiva, esa experiencia de compartir cultura me parece maravillosa. La valoración, por tanto, es muy positiva.

Julen Gabiria Lara (Galdakao, Bizkaia, 19 de enero de 1973) es un escritor y traductor bizkaino, y hasta ahora ha trabajado sobre todo en novela y traducción.